El Rayo Vallecano cae ante la Real Sociedad y se jugará la permanencia en la última jornada. Aun ganando la próxima semana, depende de otros equipos para quedarse en Primera División.

Foto: Real Sociedad
Foto: Real Sociedad

Difícil pero no imposible. Así lo tiene el Rayo Vallecano para mantenerse un año más en Primera División. La derrota de hoy ante la Real Sociedad en Anoeta pone al equipo de Vallecas en una situación muy complicada: a falta de una jornada, el Rayo se encuentra penúltimo con 35 puntos y se jugará la permanencia el domingo que viene ante el Levante. Aunque ganara la próxima semana, dependerá de lo que hagan el Sporting y el Getafe para salvarse. En estos momentos, esta es la clasificación:

  • 16 Granada CF: 39 puntos SALVADO
  • 17 Getafe: 36 puntos
  • 18 Sporting: 36 puntos
  • 19 Rayo Vallecano: 35 puntos
  • 20 Levante: 32 puntos DESCENDIDO

Esto quiere decir que para que el Rayo siga un año más en Primera, deberá vencer al Levante y que Sporting y Getafe no ganen sus encuentros: el domingo, el Sporting recibirá al Villarreal y el Getafe visitará el campo del Betis.

Foto: Real Sociedad
Foto: Real Sociedad

El Rayo, que en líneas generales fue inferior a su rival, lo intentó hasta el último minuto y a punto estuvo de conseguir el empate, pero no aprovechó las numerosas ocasiones que generó en el tramo final y fue la Real Sociedad, que ya no se jugaba nada, quien se llevó la victoria.

Los donostiarras se pusieron muy pronto por delante en el marcador. En el minuto 11, Oyarzabal marcó para la Real y metió más presión al conjunto de Paco Jémez, que comenzó el partido agarrotado y sin ofrecer la mejor versión de sí mismo. Los de Vallecas se vieron superados por la Real Sociedad y no fueron capaces de plantar cara, errando pases y sin inquietar el área blanquiazul.

Ya en la segunda mitad, el gol de Bautista en el minuto 49 parecía sentenciar el encuentro, aunque el Rayo se vino arriba con el tanto de Javi Guerra en el 68 y los últimos 25 minutos hizo todo lo que estuvo en su mano. No bastó para lograr el 2-2 y la derrota cayó como un jarro de agua fría en el banquillo rayista.

Anoeta despidió con aplausos a los jugadores del Rayo Vallecano, que salieron del césped cabizbajos y con lágrimas en los ojos después de agradecer a los aficionados el apoyo recibido durante todo el encuentro.

Jémez: «No hemos estado a la altura»

El técnico rayista reconoció que su equipo no hizo un buen partido y que va a tener muy difícil no descender a Segunda: «Lo sentimos mucho sobre todo por nuestra afición. Nos ha podido la presión y en ningún momento hemos tenido el control; no hemos estado a la altura de lo que se esperaba de nosotros».

«Estamos donde estamos por méritos propios», admitió Paco Jémez, quien remarcó que él es el único responsable de esta situación y aseguró que el Rayo intentará «acabar la temporada con la mayor dignidad posible. Hemos dado todo lo que teníamos pero no ha sido suficiente», ha concluido Jémez.